Así vive un alumno de 3º ESO la Competición de atletismo de Madrid

  • 26/03/2019

Una vez más, nuestro colegio, Retamar, se vuelve a proclamar campeón en prácticamente todas las modalidades de atletismo. Éstas eran 60 metros lisos, 60 metros vallas, 1000 metros lisos ,1500 metros marcha, relevos 5×200, lanzamiento de peso y salto de altura.

El campeonato tuvo lugar en un polideportivo muy profesional, cerca del estadio que fuera la casa del equipo colchonero, el Atlético de Madrid.

Había dos categorías distintas: infantiles y cadetes. Los infantiles ganadores recibieron sus respectivas medallas, pero los que no ganaron, que fueron pocos, también se llevaron premio: una copa por quedar en primer puesto en la clasificación general al juntar todas las competiciones.

Los cadetes no quisieron ser menos y dieron ejemplo a sus pequeños ganando todas las modalidades excepto la de marcha. Quisiera destacar la actuación de mi compañero Pablo de Ocio, que ganó, de manera estelar los 1000 metros lisos haciendo un tiempo de 3:00, batiendo su marca personal y por supuesto el récord del curso. Algo incluso más impresionante que su marca, fue su reacción al ver dicha marca: “¡Debería haber bajado de 3 minutos!”

Con la misma hambre que Pablo compitieron todos y cada uno de los alumnos que representaban al colegio ¡y de qué manera lo representaron!

Podríamos aplicar una frase del mítico futbolista Alfredo di Stefano que decía que “ningún jugador es mejor que todos juntos” ya que, el éxito de nuestros competidores, en parte fue, sin despreciar su trabajo y sus dotes, el apoyo de todos en cada uno de nosotros.

Una vez más, nos fuimos orgullosos de haber hecho las cosas con seriedad pero divirtiéndonos y respetando siempre al rival. Iñigo Ybáñez Rodríguez.

Así vive un alumno de 3º ESO la Competición de atletismo de Madrid

Una vez más, nuestro colegio, Retamar, se vuelve a proclamar campeón en prácticamente todas las modalidades de atletismo. Éstas eran 60 metros lisos, 60 metros vallas, 1000 metros lisos ,1500 metros marcha, relevos 5×200, lanzamiento de peso y salto de altura.

El campeonato tuvo lugar en un polideportivo muy profesional, cerca del estadio que fuera la casa del equipo colchonero, el Atlético de Madrid.

Había dos categorías distintas: infantiles y cadetes. Los infantiles ganadores recibieron sus respectivas medallas, pero los que no ganaron, que fueron pocos, también se llevaron premio: una copa por quedar en primer puesto en la clasificación general al juntar todas las competiciones.

Los cadetes no quisieron ser menos y dieron ejemplo a sus pequeños ganando todas las modalidades excepto la de marcha. Quisiera destacar la actuación de mi compañero Pablo de Ocio, que ganó, de manera estelar los 1000 metros lisos haciendo un tiempo de 3:00, batiendo su marca personal y por supuesto el récord del curso. Algo incluso más impresionante que su marca, fue su reacción al ver dicha marca: “¡Debería haber bajado de 3 minutos!”

Con la misma hambre que Pablo compitieron todos y cada uno de los alumnos que representaban al colegio ¡y de qué manera lo representaron!

Podríamos aplicar una frase del mítico futbolista Alfredo di Stefano que decía que “ningún jugador es mejor que todos juntos” ya que, el éxito de nuestros competidores, en parte fue, sin despreciar su trabajo y sus dotes, el apoyo de todos en cada uno de nosotros.

Una vez más, nos fuimos orgullosos de haber hecho las cosas con seriedad pero divirtiéndonos y respetando siempre al rival. Iñigo Ybáñez Rodríguez.