Con lluvia o sin ella, 4º de ESO comienza el Camino de Santiago

  • 22/10/2018

Bastón en mano, los casi 150 alumnos de la Promoción peregrinaremos a la tumba del Apóstol.

Nos organizaremos en dos turnos. Unos saldrán del colegio el domingo 21 y el resto el lunes 22. Andaremos una parte del Camino Francés, empezando desde Sarria y atravesando la Galicia más rural.

La convivencia promete ser divertida, aunque no fácil, porque seguramente, nos las tendremos que ver con ampollas, heridas, hambre, agujetas y, desde luego, mucho cansancio.

Los alumnos de cada turno se dividirán en grupos de 5 o 7 personas. Cada uno de ellos se tendrá que encargar de comprar la comida así como cocinar su cena de cada día. Esperemos que todos los grupos cuenten al menos con un Masterchef, a no ser que deseen sobrevivir a base de sándwiches y comida precocinada durante toda la semana. En todo caso, los profesores nos han prometido una comida  en una pulpería, por la que ya estamos salivando.

Así, con este espíritu de peregrinación, alcanzaremos la Catedral de Santiago para presentar al Patrono de España nuestras peticiones y ganar la indulgencia plenaria. Guillermo Canosa (4º ESO C)

[social_warfare]

Con lluvia o sin ella, 4º de ESO comienza el Camino de Santiago

Bastón en mano, los casi 150 alumnos de la Promoción peregrinaremos a la tumba del Apóstol.

Nos organizaremos en dos turnos. Unos saldrán del colegio el domingo 21 y el resto el lunes 22. Andaremos una parte del Camino Francés, empezando desde Sarria y atravesando la Galicia más rural.

La convivencia promete ser divertida, aunque no fácil, porque seguramente, nos las tendremos que ver con ampollas, heridas, hambre, agujetas y, desde luego, mucho cansancio.

Los alumnos de cada turno se dividirán en grupos de 5 o 7 personas. Cada uno de ellos se tendrá que encargar de comprar la comida así como cocinar su cena de cada día. Esperemos que todos los grupos cuenten al menos con un Masterchef, a no ser que deseen sobrevivir a base de sándwiches y comida precocinada durante toda la semana. En todo caso, los profesores nos han prometido una comida  en una pulpería, por la que ya estamos salivando.

Así, con este espíritu de peregrinación, alcanzaremos la Catedral de Santiago para presentar al Patrono de España nuestras peticiones y ganar la indulgencia plenaria. Guillermo Canosa (4º ESO C)

[social_warfare]