Crónica 11 del campo de trabajo: «día de descanso en los karts»

  • 29/07/2020

Con estropajo en mano y tirados en el suelo como los jugadores del Barça, nos hemos acordado de las risas cuando manchábamos suelos y paredes sin pensar en las consecuencias. No olvidaremos jamás el proceso previo a la pintura; qué presente hemos tenido al inventor de este dichoso “cubre paredes” mientras nos dejábamos nuestras uñas, los que tenemos, clavadas en el cemento. Juan Belart, decepcionado y a regañadientes, se ha visto obligado a limpiar con vulgar agua de grifo y no con su queridísimo KH7, rogamos a sus familiares que no le regalen productos químicos en Reyes.

Después de un profundo estudio del circuito del Gran Premio de Villaviciosa patrocinado por Retamar Internacional recibíamos las últimas indicaciones de nuestro ingeniero de carrera Pablo Mallaina para alcanzar el Apex. Marcos Ojeda, el prodigio de los karts, hizo lo imposible, algo magistral: caló un kart AUTOMÁTICO no una, sino tres veces. Herrero ha vuelto de la cuarentena poco rodado, nunca mejor dicho, si bien pensábamos que gracias a su peso iba a gozar de más aerodinámica, lo cierto es que esto y la gravedad haciendo de las suyas, le impidieron bajar de los dos minutos por vuelta. Mientras tanto, pudimos presenciar cómo Juan Gómez-Elvira intentaba hacer un circuito subterráneo por debajo de los guardarraíles, más que un kart eso era una tuneladora. En el otro extremo tenemos a Nicolás de Asúa, no sería descabellado compararle con un F16 americano, nuestro amigo practicó el vuelo sin motor por encima del asfalto.

Ya nos hemos puesto en contacto con la DGT para que le den un cursillo especial a Gonzalo Stein, quien se cobraba sus víctimas en las curvas más estrechas del circuito. Parecía que Jaime Perdiguero se iba a proclamar glorioso campeón hasta que apareció Pepe Parages, nos comentan por el piganillo que amenazó a Perdiguero con limpiar los “impolutos” baños de Kolpino. Tras un baño de sudor y lágrimas tocaba un merecido baño en la piscina. Esperemos que hayan rellenado otra vez la piscina, ya que nuestro amigo Andrés la vació con un legendario planchazo al intentar un mortal hacia atrás.

El día acabó al igual que nosotros de forma redonda. Los que no fuimos a los karts nos pusimos a las órdenes del equipo de cocina, quien nos deleitó con unas hamburguesas al puro estilo americano, mención especial a Fernando Guzmán que logró irse con balón bajo el brazo, se comenta que sigue haciendo la digestión.

Mañana esperemos que más y mejor, esto es un no parar…

Abrazo fuerte desde Kolpino.

Otaku.

ELC y JGC

Crónica 11 del campo de trabajo: «día de descanso en los karts»

Con estropajo en mano y tirados en el suelo como los jugadores del Barça, nos hemos acordado de las risas cuando manchábamos suelos y paredes sin pensar en las consecuencias. No olvidaremos jamás el proceso previo a la pintura; qué presente hemos tenido al inventor de este dichoso “cubre paredes” mientras nos dejábamos nuestras uñas, los que tenemos, clavadas en el cemento. Juan Belart, decepcionado y a regañadientes, se ha visto obligado a limpiar con vulgar agua de grifo y no con su queridísimo KH7, rogamos a sus familiares que no le regalen productos químicos en Reyes.

Después de un profundo estudio del circuito del Gran Premio de Villaviciosa patrocinado por Retamar Internacional recibíamos las últimas indicaciones de nuestro ingeniero de carrera Pablo Mallaina para alcanzar el Apex. Marcos Ojeda, el prodigio de los karts, hizo lo imposible, algo magistral: caló un kart AUTOMÁTICO no una, sino tres veces. Herrero ha vuelto de la cuarentena poco rodado, nunca mejor dicho, si bien pensábamos que gracias a su peso iba a gozar de más aerodinámica, lo cierto es que esto y la gravedad haciendo de las suyas, le impidieron bajar de los dos minutos por vuelta. Mientras tanto, pudimos presenciar cómo Juan Gómez-Elvira intentaba hacer un circuito subterráneo por debajo de los guardarraíles, más que un kart eso era una tuneladora. En el otro extremo tenemos a Nicolás de Asúa, no sería descabellado compararle con un F16 americano, nuestro amigo practicó el vuelo sin motor por encima del asfalto.

Ya nos hemos puesto en contacto con la DGT para que le den un cursillo especial a Gonzalo Stein, quien se cobraba sus víctimas en las curvas más estrechas del circuito. Parecía que Jaime Perdiguero se iba a proclamar glorioso campeón hasta que apareció Pepe Parages, nos comentan por el piganillo que amenazó a Perdiguero con limpiar los “impolutos” baños de Kolpino. Tras un baño de sudor y lágrimas tocaba un merecido baño en la piscina. Esperemos que hayan rellenado otra vez la piscina, ya que nuestro amigo Andrés la vació con un legendario planchazo al intentar un mortal hacia atrás.

El día acabó al igual que nosotros de forma redonda. Los que no fuimos a los karts nos pusimos a las órdenes del equipo de cocina, quien nos deleitó con unas hamburguesas al puro estilo americano, mención especial a Fernando Guzmán que logró irse con balón bajo el brazo, se comenta que sigue haciendo la digestión.

Mañana esperemos que más y mejor, esto es un no parar…

Abrazo fuerte desde Kolpino.

Otaku.

ELC y JGC