Crónica 11 desde Pushkin: “El Museo del Hermitage y los regateos en los mercadillos de la ciudad”

Ayer sábado nos levantamos algo más tarde, y disfrutamos de otro buen desayuno que nos dio las primeras fuerzas del día para una jornada de intensa actividad turística. Después de esto nos dirigimos a la marquesina donde esperamos al autobús que nos llevó a San Petersburgo.
Una vez en la avenida Moskovskaya volvimos a coger la línea 2 del metro de la ciudad hasta la gran Avenida Nevski. Don Enrique Parada celebró la Santa Misa en la iglesia católica de Santa Catalina.
Acto seguido acudimos a la cola para entrar en el Palacio de Invierno. Los carnets de estudiante surtieron efecto y no pagamos por entrar al Palacio, sede del Museo del Hermitage. Ya dentro, un grupo de entusiasmados alumnos que incluyen a Jesús Olmedilla, Rodrigo Domínguez, Javier Gomez-Manglano y Yago Baselga, entre otros, siguieron los pasos de Jaime Rúspoli, que habia sido convencido por don Eduardo de la admiración que suscitaría en ellos la gran colección de piezas con que cuenta el Hermitage. Verdaderamente mereció la pena verlo entero.
Después de la visita tocaba comer y la opción más popular fue algún tipo de hamburguesería o pizzería. A esto siguieron las compras en diversos mercados y mercadillos contiguos a las grandes avenidas. También hubo quien subió a la cúpula de la iglesia de san Isaac, como Francisco Domínguez, Carlos Aparicio, Álvaro Gich y Álvaro Morenés.
A las 18:00 horas nos reunimos en la boca del metro para recibir nuevas instrucciones. A las ocho y media de la tarde nos volveríamos a reunir allí mismo habiendo cenado. Algunos de nuestros compañeros acudieron a las zapaterías para comprar nuevas zapatillas. Hemos de mencionar que  muchos copiaron el modelo escogido originalmente por José Jáudenes.
Por otra parte don Alberto ayudó a algunos alumnos a regatear (matrioshkas) en los puestos cercanos a la iglesia de la Sangre Derramada. Buenos tratos cerraron Juan de Gregorio y Javier Oraá. Inmediatamente después las terrazas y los paseos por los canales fueron los objetos principales de nuestro entretenimiento.  Por último cenamos por nuestra cuenta algo parecido a la comida e hicimos el trayecto de vuelta a casa volviendo hasta Moskovskaya y al fin a nuestra casa de Pushkin.
Un día más informamos desde Rusia de la actualidad de los alumnos del campo de trabajo.

Jaime Ruspoli y Miguel Rubio.

Sorry, the comment form is closed at this time.