Solidaridad de 4º de ESO en la Fundación Magdalena

  • 12/02/2019

La semana pasada varios alumnos de 4º ESO acudimos a la Fundación Magdalena a realizar una actividad dentro del proyecto formatio del Colegio.

Nada más entrar en el centro, nos encontramos con los brazos abiertos de una de las integrantes de esta Fundación, que apoya a mujeres con discapacidad intelectual. Todas nos recibieron con una mirada entrañable, y actuaban como si ya conocieran a esos chicos “de chaqueta y corbata”. Muchas no dudaron en acercarse para presentarse y nos invitaban a que nos sentáramos para hacerles compañía y les ayudáramos a terminar el puzzle que estaban montando. Tras hablar con ellas, las coordinadoras formaron grupos para repartir las distintas actividades.

A lo largo del camino todas sonreían y bromeaban. Además, me llamó mucho la atención lo integradas que estaban en el barrio, la forma en que saludaban a los vecinos, que estaban encantados de verlas. Por otra parte, uno de mis compañeros asistió a una de las asambleas que tienen en la Fundación, en las que se reúnen los monitores con algunas mujeres para animarlas a que hablen en público y a que compartan lo que piensan. Mi compañero recalcó lo impactante que fue para él que muchas de ellas expresaran sus deseos de independizarse y vivir una vida normal, tener una familia, etc. Para ellas es importante sentirse escuchadas y apoyadas, pero nosotros también nos llevamos la motivación que ellas nos enseñan sin quererlo. Mis otros compañeros asistieron al ensayo de una obra teatral que preparan durante todo el año para presentarla a final de curso. Allí, ellos ayudaron a coordinar alguna escena que estaban practicando y bailaron con alguna de las actrices. Destacaron lo emocionante que fue ver a tantas personas poniendo todo su empeño en que saliera todo bien y la pasión con que estas mujeres adoptaban su rol. En definitiva, una gran experiencia, en la cual no solo se sienten apoyadas al vernos, sino que nosotros también nos llevamos la satisfacción de ayudar y una gran lección de vida, por lo que todos estamos muy agradecidos a la Fundación, a las coordinadoras y a las monitoras. Esperamos poder repetir pronto. Diego de Cominges San Martín.

Solidaridad de 4º de ESO en la Fundación Magdalena

La semana pasada varios alumnos de 4º ESO acudimos a la Fundación Magdalena a realizar una actividad dentro del proyecto formatio del Colegio.

Nada más entrar en el centro, nos encontramos con los brazos abiertos de una de las integrantes de esta Fundación, que apoya a mujeres con discapacidad intelectual. Todas nos recibieron con una mirada entrañable, y actuaban como si ya conocieran a esos chicos “de chaqueta y corbata”. Muchas no dudaron en acercarse para presentarse y nos invitaban a que nos sentáramos para hacerles compañía y les ayudáramos a terminar el puzzle que estaban montando. Tras hablar con ellas, las coordinadoras formaron grupos para repartir las distintas actividades.

A lo largo del camino todas sonreían y bromeaban. Además, me llamó mucho la atención lo integradas que estaban en el barrio, la forma en que saludaban a los vecinos, que estaban encantados de verlas. Por otra parte, uno de mis compañeros asistió a una de las asambleas que tienen en la Fundación, en las que se reúnen los monitores con algunas mujeres para animarlas a que hablen en público y a que compartan lo que piensan. Mi compañero recalcó lo impactante que fue para él que muchas de ellas expresaran sus deseos de independizarse y vivir una vida normal, tener una familia, etc. Para ellas es importante sentirse escuchadas y apoyadas, pero nosotros también nos llevamos la motivación que ellas nos enseñan sin quererlo. Mis otros compañeros asistieron al ensayo de una obra teatral que preparan durante todo el año para presentarla a final de curso. Allí, ellos ayudaron a coordinar alguna escena que estaban practicando y bailaron con alguna de las actrices. Destacaron lo emocionante que fue ver a tantas personas poniendo todo su empeño en que saliera todo bien y la pasión con que estas mujeres adoptaban su rol. En definitiva, una gran experiencia, en la cual no solo se sienten apoyadas al vernos, sino que nosotros también nos llevamos la satisfacción de ayudar y una gran lección de vida, por lo que todos estamos muy agradecidos a la Fundación, a las coordinadoras y a las monitoras. Esperamos poder repetir pronto. Diego de Cominges San Martín.