Vuelta al trabajo en Jerusalén

  • 20/06/2019

Amanece, pía el cuervo, despiertan los grandes héroes de Jerusalén que trabajan voluntariamente por la iglesia necesitada en Israel. Está mañana han gozado por primera vez de un gran desayuno en el que destacan las galletas María, las digestive y los cereales. Todo ello aprobado por Nano, el gran cocinero sin duda merecedor de una estrella Michelin. 
Tras esto se han repartido los trabajos y nuestros héroes parten a sus respectivas aventuras en Saxum, la Custodia franciscana, el convento salesiano, el asilo, polis y las brijitinas. Tras el perspicaz y absolutamente necesario cambio de horario, que consiste en adelantar una hora el desayuno, y el duro fin de semana en Nazaret el trabajo ha sido más pesado de lo normal.

En Saxum han pintado tuberías bajo el suave sonido de las historias de Pablo Méndez y la música de Domingo. Además han gozado de una tarde entera perdida en el jardín al no poder utilizar la desbrozadora sino que han hecho todo con herramientas básicas de jardinería, enhorabuena. En la custodia han pintado de blanco las blancas paredes de la escuela de música con mucho trabajo y esfuerzo por parte de Pedro Gómez-Villalba y Carlitoskill. Muy interesante su debate sobre los hype beast y la reventa de zapatillas. En el convento salesiano han levantado el techo para limpiarlo, pero lo único que han conseguido es que Pelayo se caiga de la escalera y que el techo esté más sucio que antes. En polis les han regalado unas camisetas. En las brijitinas siguen sudando la gota gorda mientras riegan flores y cortan el césped. Quedan 12 días para que nuestros héroes vuelvan a Madrid y desde ahí se dirijan a sus respectivos destinos de veraneo.

Vuelta al trabajo en Jerusalén

Amanece, pía el cuervo, despiertan los grandes héroes de Jerusalén que trabajan voluntariamente por la iglesia necesitada en Israel. Está mañana han gozado por primera vez de un gran desayuno en el que destacan las galletas María, las digestive y los cereales. Todo ello aprobado por Nano, el gran cocinero sin duda merecedor de una estrella Michelin. 
Tras esto se han repartido los trabajos y nuestros héroes parten a sus respectivas aventuras en Saxum, la Custodia franciscana, el convento salesiano, el asilo, polis y las brijitinas. Tras el perspicaz y absolutamente necesario cambio de horario, que consiste en adelantar una hora el desayuno, y el duro fin de semana en Nazaret el trabajo ha sido más pesado de lo normal.

En Saxum han pintado tuberías bajo el suave sonido de las historias de Pablo Méndez y la música de Domingo. Además han gozado de una tarde entera perdida en el jardín al no poder utilizar la desbrozadora sino que han hecho todo con herramientas básicas de jardinería, enhorabuena. En la custodia han pintado de blanco las blancas paredes de la escuela de música con mucho trabajo y esfuerzo por parte de Pedro Gómez-Villalba y Carlitoskill. Muy interesante su debate sobre los hype beast y la reventa de zapatillas. En el convento salesiano han levantado el techo para limpiarlo, pero lo único que han conseguido es que Pelayo se caiga de la escalera y que el techo esté más sucio que antes. En polis les han regalado unas camisetas. En las brijitinas siguen sudando la gota gorda mientras riegan flores y cortan el césped. Quedan 12 días para que nuestros héroes vuelvan a Madrid y desde ahí se dirijan a sus respectivos destinos de veraneo.