Spanish
sudafrica_cronica_1_retamar

Crónica 1 desde Sudáfrica. Viajando.

  • 13/06/2022

Primer día: viajando (Crónica de parte del viaje del primer grupo que ha llegado a Sudáfrica).

Nuestro campo de trabajo comenzó con un día de turismo por el aeropuerto, gracias a los retrasos y las cancelaciones. La cara nos cambió cuando nos indemnizaron con cierta cantidad para comer: comimos gratis y «saqueamos» las cafeterías.

Algunos tuvieron problemas con el pasaporte covid que supieron resolver con éxito. Además, Iñigo Garcia Fuertes perdió su pasaporte y tuvo que recorrer todo el aeropuerto en busca de una comisaría. Íñigo Ybañez tuvo la suerte de poder volver a casa por la cancelación del vuelo para recuperar algunos objetos de uso personal imprescindibles que se había dejado olvidados.

Otra sorpresa para nosotros fue saber que a don Juan Navalpotro le quitaron una navaja que él afirmó que era para “cortar el pan”. Tuvimos también el placer de conocer a D. Rafael, el sacerdote que nos acompañará estos días: Nicolás Maldonado le dio la bienvenida quedándose dormido en su hombro en el vuelo a Frankfurt. Gonzalo Nocito también consiguió su sueño que llevaba deseando desde principio de curso, que era viajar en ventana en su primer viaje en avión (a punto de llegar a Barkly East, sigue celebrándolo).

Ya aterrizados en Frankfurt, cogimos un avión a Johannesburgo que ni nosotros nos creíamos el avión en el que nos estábamos subiendo (dos pisos y una aparente gran comodidad). Ya avisados de la comida que nos podían servir, no nos esperábamos que nos pusiesen para desayunar una fajita de “zanahoria” y una barrita energética congelada. Aparte de esto, la cena estuvo a la altura con unos ricos macarrones, con los cuales Pedro de Abajo confirmó su rechazo hacia el queso.

A mitad de trayecto, Pedro Sunyer ya había avisado de que no iba a dejar sus hábitos atrás, y pidió un vasito de vino, que le denegaron. En general, no nos podemos quejar en absoluto del trato recibido en el avión, salvo Pablo González Barrios y Gonzalo Martínez-Echevarría, a los que sus respectivos asientos no les correspondía una pantalla donde ver películas como «Escuadrónn suicida», que es la que sí vieron Javier Álvarez Ordinas, Andrés Elosua, Alfonso Guitián, Tomas Mallaina y algunos más: fue trending topic en el vuelo.

Una vez en Johannesburgo, al salir del avión acusaron a unos cuantos de ladrones por querer llevarse la almohada del avión… las mantas sí nos las han dejado llevar.

Gonzalo Errandonea casi se deja la maleta en el aeropuerto.

Y comienza nuestro cómodo viaje en autobús. Media hora hasta llegar a una parroquia donde hemos celebrado misa y vuelta al autobús con dos paradas para comer. El paisaje, impresionante. Hemos tenido la oportunidad de ver cebras, gacelas y algún ñu; y en una gasolinera nos hemos encontrado animales que conocíamos mejor, como las cabras y las ocas.

Miguel Sánchez Cabal y Gonzalo Nocito

sudafrica_cronica_1_retamar

Crónica 1 desde Sudáfrica. Viajando.

  • 13/06/2022

Primer día: viajando (Crónica de parte del viaje del primer grupo que ha llegado a Sudáfrica).

Nuestro campo de trabajo comenzó con un día de turismo por el aeropuerto, gracias a los retrasos y las cancelaciones. La cara nos cambió cuando nos indemnizaron con cierta cantidad para comer: comimos gratis y «saqueamos» las cafeterías.

Algunos tuvieron problemas con el pasaporte covid que supieron resolver con éxito. Además, Iñigo Garcia Fuertes perdió su pasaporte y tuvo que recorrer todo el aeropuerto en busca de una comisaría. Íñigo Ybañez tuvo la suerte de poder volver a casa por la cancelación del vuelo para recuperar algunos objetos de uso personal imprescindibles que se había dejado olvidados.

Otra sorpresa para nosotros fue saber que a don Juan Navalpotro le quitaron una navaja que él afirmó que era para “cortar el pan”. Tuvimos también el placer de conocer a D. Rafael, el sacerdote que nos acompañará estos días: Nicolás Maldonado le dio la bienvenida quedándose dormido en su hombro en el vuelo a Frankfurt. Gonzalo Nocito también consiguió su sueño que llevaba deseando desde principio de curso, que era viajar en ventana en su primer viaje en avión (a punto de llegar a Barkly East, sigue celebrándolo).

Ya aterrizados en Frankfurt, cogimos un avión a Johannesburgo que ni nosotros nos creíamos el avión en el que nos estábamos subiendo (dos pisos y una aparente gran comodidad). Ya avisados de la comida que nos podían servir, no nos esperábamos que nos pusiesen para desayunar una fajita de “zanahoria” y una barrita energética congelada. Aparte de esto, la cena estuvo a la altura con unos ricos macarrones, con los cuales Pedro de Abajo confirmó su rechazo hacia el queso.

A mitad de trayecto, Pedro Sunyer ya había avisado de que no iba a dejar sus hábitos atrás, y pidió un vasito de vino, que le denegaron. En general, no nos podemos quejar en absoluto del trato recibido en el avión, salvo Pablo González Barrios y Gonzalo Martínez-Echevarría, a los que sus respectivos asientos no les correspondía una pantalla donde ver películas como «Escuadrónn suicida», que es la que sí vieron Javier Álvarez Ordinas, Andrés Elosua, Alfonso Guitián, Tomas Mallaina y algunos más: fue trending topic en el vuelo.

Una vez en Johannesburgo, al salir del avión acusaron a unos cuantos de ladrones por querer llevarse la almohada del avión… las mantas sí nos las han dejado llevar.

Gonzalo Errandonea casi se deja la maleta en el aeropuerto.

Y comienza nuestro cómodo viaje en autobús. Media hora hasta llegar a una parroquia donde hemos celebrado misa y vuelta al autobús con dos paradas para comer. El paisaje, impresionante. Hemos tenido la oportunidad de ver cebras, gacelas y algún ñu; y en una gasolinera nos hemos encontrado animales que conocíamos mejor, como las cabras y las ocas.

Miguel Sánchez Cabal y Gonzalo Nocito