Spanish
0014_barkly_retamar

Crónica 13 desde Barkly East: «May God bless you for the work you have done»

  • 21/07/2022

Los tres espartanos de este campo de trabajo (Ignacio Gómez Manglano, Miguel Huerta y Alonso Regidor) han vuelto a galopar hasta lo mas alto que África ha sido capaz de ofrecerles. Madrugando y venciendo al frío “siberiano” nos han demostrado una vez más que hay trastornos psicopatológicos que no tienen remedio. Como diría el gran Montguesse para el común de los mortales: LOCOOO, calificativo que reciben con gusto sabiendo que han tenido la oportunidad de correr bajo el impresionante amanecer sudafricano, cargado de unos colores espectaculares.

Cirrosis, necrosis, preeclampsia, sida, tuberculosis… esto ha diagnosticado Mateo Alum, estudiante de medicina en Alcalá de Henares, o eso dice. Al más puro estilo Sergio Lechuga, los Biohazards han ido a visitar el hospital publico de Barkly East. Una experiencia muy completa para los 6 que hoy hemos estado ahí. Sin duda ha sido la experiencia que más nos ha impactado. Una de las madres, con un embarazo de nueve semanas, había decidido interrumpirlo hacía unos días. Como la doctora hablaba muy rápido y en un inglés un poco raro, no sabíamos muy bien lo que estaba haciendo. En un momento dado hemos comprendido que la médico estaba extrayendo las partes del feto, acción que no estábamos dispuestos a seguir viendo. En ese momento nos hemos mirado fijamente como asumiendo que estábamos pensando lo mismo y hemos decidido salir al pasillo. Lo más impactante no ha sido la intervención en si, que también, sino la naturalidad con la que lo hacía la médico. ¡Cuánto tenemos que hacer!

La doctora Sishi nos ha llevado a un drenaje de ascitis de un bebe de 2 meses. Era realmente abrumador tener a un bebe delante y saber que se iba a morir. Pero no había nada que hacer, presentaba una cirrosis fulminante y estábamos aplicándole paliativos. Ha sido muy duro observar como por falta de recursos hay muchas personas sin posibilidad de curarse. A pesar de todo, hemos pasado buenos momentos pasando consulta, sacando sangre, conociendo historias…

En la obra no ha sucedido nada fuera de lo normal. Simplemente el holandés errante de 120 kilos (Magnus) nos ha dejado su martillo de “Gucci”. No lo entenderéis, pero para los que estamos aquí esto ha sido un pequeño paso para la obra y un gran paso para la humanidad. Solo tenéis que ver la cara de felicidad de Regi. Gracias al martillo de “Gucci” y al liderazgo de Pipo hemos acabado de reconstruir las piezas de aquel fatal incidente.

El otro acontecimiento particular del día ha sido la visita al Colegio Iesus, una escuela cristiana e independiente al control del estado, sin ánimo de lucro, que busca evitar la separación de las familias cuando los hijos se ven obligados a estudiar fuera (en las ciudades) y aportar una mejor educación a todos los niños de Barkly East.

El recibimiento ha sido muy alegre, con los alumnos del colegio dedicándonos la canción “God is awesome” al compás de la guitarra de su profesora de música. A continuación, hemos acompañado a los niños a sus aulas, y separados en pequeños grupos, nos hemos dedicado a entretenerles con diferentes juegos y enseñanzas (como un poco de español, mates o geografía) para acabar hemos hecho un gran partido de futbol, en el cual se han divertido mucho viendo la cantidad de filigranas que somos capaces de hacer. La cantidad de dedicatorias (como la carta de abajo) y dibujos que nos han hecho será algo que nos acompañará siempre, pues iban acompañadas de una sincera gratitud y alegría.

Dear spanish students

We thank you for the wonderful work you have done.

We love seeing you taking care of the children who does not have parents. We enjoy seeing them happy. We thank God that you are here, we thank you for painting the houses and old age house. We thank you for your respect, andlove and care.

May God bless you for the work you have done. Thank you soo much. May the lord bless you. May the lord be with you.

Una de las cartas dedicada por los alumnos del colegio Jaime Huerta e Ignacio Gómez Manglano

0014_barkly_retamar

Crónica 13 desde Barkly East: «May God bless you for the work you have done»

  • 21/07/2022

Los tres espartanos de este campo de trabajo (Ignacio Gómez Manglano, Miguel Huerta y Alonso Regidor) han vuelto a galopar hasta lo mas alto que África ha sido capaz de ofrecerles. Madrugando y venciendo al frío “siberiano” nos han demostrado una vez más que hay trastornos psicopatológicos que no tienen remedio. Como diría el gran Montguesse para el común de los mortales: LOCOOO, calificativo que reciben con gusto sabiendo que han tenido la oportunidad de correr bajo el impresionante amanecer sudafricano, cargado de unos colores espectaculares.

Cirrosis, necrosis, preeclampsia, sida, tuberculosis… esto ha diagnosticado Mateo Alum, estudiante de medicina en Alcalá de Henares, o eso dice. Al más puro estilo Sergio Lechuga, los Biohazards han ido a visitar el hospital publico de Barkly East. Una experiencia muy completa para los 6 que hoy hemos estado ahí. Sin duda ha sido la experiencia que más nos ha impactado. Una de las madres, con un embarazo de nueve semanas, había decidido interrumpirlo hacía unos días. Como la doctora hablaba muy rápido y en un inglés un poco raro, no sabíamos muy bien lo que estaba haciendo. En un momento dado hemos comprendido que la médico estaba extrayendo las partes del feto, acción que no estábamos dispuestos a seguir viendo. En ese momento nos hemos mirado fijamente como asumiendo que estábamos pensando lo mismo y hemos decidido salir al pasillo. Lo más impactante no ha sido la intervención en si, que también, sino la naturalidad con la que lo hacía la médico. ¡Cuánto tenemos que hacer!

La doctora Sishi nos ha llevado a un drenaje de ascitis de un bebe de 2 meses. Era realmente abrumador tener a un bebe delante y saber que se iba a morir. Pero no había nada que hacer, presentaba una cirrosis fulminante y estábamos aplicándole paliativos. Ha sido muy duro observar como por falta de recursos hay muchas personas sin posibilidad de curarse. A pesar de todo, hemos pasado buenos momentos pasando consulta, sacando sangre, conociendo historias…

En la obra no ha sucedido nada fuera de lo normal. Simplemente el holandés errante de 120 kilos (Magnus) nos ha dejado su martillo de “Gucci”. No lo entenderéis, pero para los que estamos aquí esto ha sido un pequeño paso para la obra y un gran paso para la humanidad. Solo tenéis que ver la cara de felicidad de Regi. Gracias al martillo de “Gucci” y al liderazgo de Pipo hemos acabado de reconstruir las piezas de aquel fatal incidente.

El otro acontecimiento particular del día ha sido la visita al Colegio Iesus, una escuela cristiana e independiente al control del estado, sin ánimo de lucro, que busca evitar la separación de las familias cuando los hijos se ven obligados a estudiar fuera (en las ciudades) y aportar una mejor educación a todos los niños de Barkly East.

El recibimiento ha sido muy alegre, con los alumnos del colegio dedicándonos la canción “God is awesome” al compás de la guitarra de su profesora de música. A continuación, hemos acompañado a los niños a sus aulas, y separados en pequeños grupos, nos hemos dedicado a entretenerles con diferentes juegos y enseñanzas (como un poco de español, mates o geografía) para acabar hemos hecho un gran partido de futbol, en el cual se han divertido mucho viendo la cantidad de filigranas que somos capaces de hacer. La cantidad de dedicatorias (como la carta de abajo) y dibujos que nos han hecho será algo que nos acompañará siempre, pues iban acompañadas de una sincera gratitud y alegría.

Dear spanish students

We thank you for the wonderful work you have done.

We love seeing you taking care of the children who does not have parents. We enjoy seeing them happy. We thank God that you are here, we thank you for painting the houses and old age house. We thank you for your respect, andlove and care.

May God bless you for the work you have done. Thank you soo much. May the lord bless you. May the lord be with you.

Una de las cartas dedicada por los alumnos del colegio Jaime Huerta e Ignacio Gómez Manglano