Spanish
sudafrica_2022_retamar_5

Crónica 5 desde Sudáfrica. «Tuberías y otras cosas interminables»

  • 16/06/2022

Rafael De Paula decía que el toreo se hace como quien baila, vive, ama o siente, es decir, al compás. Pues hoy, hemos descubierto que hacer algo tan aparentemente mundano y sencillo como cavar una zanja puede hacerse también con armonía. Casi como los enanitos de Blancanieves, chavales que hace una semana no se hacían la cama por pereza –la eterna enemiga de D. Enrique Parada–, ahora trabajan en fila y con eficacia.

Después de un desayuno que más bien parecía una sauna debido al vaho, nos ponemos manos a la obra. Igual que los hermanos Danton en prisión nos pusimos a picar el congelado suelo. Ya avanzada la mañana se logrará trazar unas nada envidiables zanjas. En la casa otros se desfogaban reventando azulejos, y otro gran grupo, el de los listos, consideró que al menos 10 personas eran necesarias para pintar dos columpios.

Otro pequeño grupo penetró en el Township de la mano de Monguese. Monguese es natural del Township y nos ayuda en todo lo necesario, además de servirnos como salvoconducto. Él es uno de los –por desgracia, pocos– éxitos del Township; es en búsqueda de más éxitos como él por lo que venimos.

Él vivía en una chabola de hojalata como otra cualquiera y supo salir del abismo que es ese barrio. Allí uno ve lo que la desesperanza, la pobreza material y espiritual, la frustración y las circunstancias pueden hacer en el alma. Arrebatado de una alegría, un propósito o de un lugar a donde mirar, el ser humano pierde su lugar en la comunidad y naufraga en el cambiante e incontrolable río de las circunstancias.

Hoy también ha sido un día muy especial porque era el cumple de don Juan Martín y porque daban los resultados de la EvAU, en ese orden. De manera casi lorquiana a las 12, a las 12 en punto de la mañana, se paró el tiempo. El mundo dejó de girar y cada uno se deshizo de su herramienta como buenamente pudo para mirar sus notas. Muchas alegrías, alguna que otra decepción, pero poco después todo el mundo se quitó el polvo y volvió al trabajo.

Suma y sigue que esto no para.

Rafa Gutiérrez de Cabiedes

–ENLACE AL ÁLBUM DE FOTOS Y VÍDEOS

sudafrica_2022_retamar_5

Crónica 5 desde Sudáfrica. «Tuberías y otras cosas interminables»

  • 16/06/2022

Rafael De Paula decía que el toreo se hace como quien baila, vive, ama o siente, es decir, al compás. Pues hoy, hemos descubierto que hacer algo tan aparentemente mundano y sencillo como cavar una zanja puede hacerse también con armonía. Casi como los enanitos de Blancanieves, chavales que hace una semana no se hacían la cama por pereza –la eterna enemiga de D. Enrique Parada–, ahora trabajan en fila y con eficacia.

Después de un desayuno que más bien parecía una sauna debido al vaho, nos ponemos manos a la obra. Igual que los hermanos Danton en prisión nos pusimos a picar el congelado suelo. Ya avanzada la mañana se logrará trazar unas nada envidiables zanjas. En la casa otros se desfogaban reventando azulejos, y otro gran grupo, el de los listos, consideró que al menos 10 personas eran necesarias para pintar dos columpios.

Otro pequeño grupo penetró en el Township de la mano de Monguese. Monguese es natural del Township y nos ayuda en todo lo necesario, además de servirnos como salvoconducto. Él es uno de los –por desgracia, pocos– éxitos del Township; es en búsqueda de más éxitos como él por lo que venimos.

Él vivía en una chabola de hojalata como otra cualquiera y supo salir del abismo que es ese barrio. Allí uno ve lo que la desesperanza, la pobreza material y espiritual, la frustración y las circunstancias pueden hacer en el alma. Arrebatado de una alegría, un propósito o de un lugar a donde mirar, el ser humano pierde su lugar en la comunidad y naufraga en el cambiante e incontrolable río de las circunstancias.

Hoy también ha sido un día muy especial porque era el cumple de don Juan Martín y porque daban los resultados de la EvAU, en ese orden. De manera casi lorquiana a las 12, a las 12 en punto de la mañana, se paró el tiempo. El mundo dejó de girar y cada uno se deshizo de su herramienta como buenamente pudo para mirar sus notas. Muchas alegrías, alguna que otra decepción, pero poco después todo el mundo se quitó el polvo y volvió al trabajo.

Suma y sigue que esto no para.

Rafa Gutiérrez de Cabiedes

–ENLACE AL ÁLBUM DE FOTOS Y VÍDEOS